Orientación en Conservación de la Biodiversidad

El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), con cinco unidades académicas, se  ubica en el sureste de México que a su vez forma parte de la región mesoamericana. A gran escala, la frontera sur de México se podría reconocer como una unidad ambiental y culturalmente homogénea. Sin embargo, en su interior presenta una amplia gama de regímenes climáticos y una topografía accidentada que va desde mesetas elevadas hasta planicies costeras, que favorecen la existencia de numerosos ecosistemas terrestres y acuáticos. En la región se presenta una gran riqueza hidrológica y un extenso litoral costero tanto del Golfo de México y el Mar Caribe como del Océano Pacífico. La complejidad geográfica de la región permite la existencia de una gran variedad de formas de vida producto de procesos ecológicos y evolutivos que aún no han sido completamente comprendidos y evaluados.

La población humana que habita en la frontera sur de México está compuesta por grupos indígenas y mestizos con orígenes e identidades culturales muy diversos. Las actividades económicas de la población van desde la agricultura tradicional de subsistencia hasta la agricultura intensiva y comercial, la ganadería extensiva, y en los últimos años se ha promovido el desarrollo de proyectos ecoturísticos en comunidades rurales y un incipiente desarrollo industrial focalizado en las principales ciudades de la región. En algunas zonas rurales de la frontera sur se registran muy elevados índices de pobreza y marginación social,  además de un rezago histórico en los servicios de educación y salud. En la búsqueda de satisfacer las necesidades de desarrollo humano y crecimiento económico en la frontera sur, en décadas recientes se ha ejercido una fuerte presión sobre los recursos naturales que amenaza a los ecosistemas, la biodiversidad y la continuidad de los procesos ecológicos y evolutivos que les confieren resiliencia y que  permiten la generación de bienes y servicios para el bienestar de la sociedad.

La conservación de los ecosistemas y su biodiversidad en la frontera sur de México se ha promovido principalmente a través del establecimiento de áreas naturales protegidas como política de estado, generalmente con escasa participación de las comunidades locales. Estas iniciativas de conservación han tenido resultados diversos y enfrentan contínuamente situaciones de conflicto, falta de recursos y la escasez de conocimiento sólido para la toma de decisiones. También se han gestado iniciativas de grupos sociales que han logrado conservar la diversidad biológica y cultural en las comunidades rurales, las cuales no han recibido la debida atención gubernamental para lograr sinergias que favorezcan el mantenimiento de los ecosistemas y sus procesos naturales y sociales.

La conservación de la diversidad biológica y cultural requiere de estrategias innovadoras económica y ecológicamente viables. En la actualidad no están del todo esclarecidos los umbrales de aprovechamiento bajo los cuales los ecosistemas naturales y humanizados no pierden su capacidad de provisión de bienes y servicios. El estudio y la comprensión de los patrones y procesos de los ecosistemas y la biodiversidad en diferentes escalas espaciales y temporales, siguen siendo fundamentos esenciales para el manejo sustentable de los recursos naturales y ello representa una oportunidad para el desarrollo de investigación científica básica y aplicada.

Las particularidades geomorfológicas que modulan la presencia de diversos ecosistemas de selva, planicies de inundación, manglares, lagunas costeras y arrecifes coralinos. Una de las expresiones kársticas sobresalientes son los lagos de agua dulce y cenotes interconectados por una intrincada red subterránea y conectada a la zona costera-marina. La región enfrenta de manera recurrente disturbios naturales como huracanes, tormentas tropicales e incendios forestales, fenómenos a los cuales los ecosistemas están adaptados. Adicionalmente, es una región susceptible a las amenazas derivadas del cambio global, como el aumento del nivel medio del mar y la acidificación del océano. Esto viene asociado con una fuerte presión sobre el uso de los recursos naturales entre los que destaca la deforestación, contaminación y expansión urbana, así como la invasión de especies exóticas.

En la actualidad los sistemas socio-ambientales enfrentan escenarios complejos modulados por disturbios humanos. Esto escenarios son un reto para la investigación científica para entender los procesos y funciones más relevantes de los ecosistemas y permita plantear estrategias y soluciones que ayuden a limitar, reducir y revertir el deterior ambiental. Por lo tanto, la formación de doctores a partir de la experiencia de investigación y conocimiento de vanguardia se convierte en uno de los procesos, de los centro públicos de investigación, de mayor relevancia para contribuir al entendimiento y uso equilibrado de los sistemas naturales.

La formación de recursos humanos de alto nivel capaces de desarrollar investigación científica enfocada a la generación y aplicación de conocimiento de los patrones y procesos de los ecosistemas y su biodiversidad, es una de las funciones de mayor trascendencia que puede tener ECOSUR para contribuir al desarrollo sustentable y a la solución de problemas relevantes en la frontera sur de México, Centroamérica y El Caribe. La formación continua de recursos humanos con bases académicas sólidas, alto sentido de responsabilidad y compromiso social, es necesaria para lograr un crecimiento sostenido de una sociedad crítica que impulse el desarrollo y bienestar de la población de forma responsable y equitativa.

Objetivo general

Formar profesionales de alto nivel con habilidades cognitivas y competencias metodológicas para la generación, análisis y aplicación de información científica  que contribuya al conocimiento y la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad en contextos sociales y ambientales complejos.

Objetivos particulares

1. Formar recursos humanos capaces de generar conocimiento de vanguardia sobre los patrones y procesos ecológicos en las condiciones actuales de interacción sociedad-ambiente que amenazan la biodiversidad a diferentes escalas espaciales y temporales.

2. Formar recursos humanos capaces de diseñar y ejecutar estrategias de conservación de los ecosistemas y la biodiversidad.

3. Incidir en los valores y actitudes de los estudiantes de doctorado para fortalecer sus capacidades de organización y colaboración, que les permitan integrarse a la sociedad del conocimiento y actuar en ella con una actitud honesta, crítica, creativa y respetuosa.

Perfil de egreso

Los egresados de esta orientación tendrán conocimientos sólidos sobre los patrones y procesos naturales y sociales que ocurren en los ecosistemas y la biodiversidad a distintos niveles de organización biológica y a distintas escalas. Al concluir sus estudios, los egresados habrán fortalecido sus habilidades cognitivas y competencias metodológicas para la generación, análisis, síntesis y aplicación de conocimiento científico para la conservación de ecosistemas y su biodiversidad. Serán capaces de proponer y poner en práctica estrategias de manejo sustentable de los recursos naturales en contextos sociales y ambientalmente complejos. Los  egresados también desarrollarán sus habilidades para la comunicación escrita y oral del conocimiento científico, así como sus valores de trabajo colectivo, respeto, honestidad, yresponsabilidad.

Mapa curricular

Durante el primer semestre se deberán cursar dos seminarios optativos de esta u otra orientación, y cursar el seminario de investigación doctoral I.  En el segundo semestre, se habrá de elegir un seminario optativo de esta u otra orientación, y cursar el seminario de investigación doctoral II. Del tercer al octavo semestre, se cursa el seminario de investigación doctoral correspondiente.